Una trompeta cerca de la boca, los niños correteando y muchas palomas siendo partícipes de nuestra inocencia. Jugar, siempre jugando a ser libre, a que nadie nos ve, a desconocer el código penal de la carcajada y a vestir invirtiendo -jugando- entre 4 paredes y unos hierros sujetos. Atrás queda la advertencia de rojo y rosa juntos jamás, Que haces con una americana en la playa? Y pasear por la calle con chanclas como si fuesen las all stars para ser partícipe de nuevos planes. Cambiales el plan, su cotidiana norma me resulta estúpida y las tendencias te piden Game. El día que la comodidad se reñía con formalidad, no conocían las futuras alpargatas de Marypaz, lás únicas en mi armario #LoveInMyCloset

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *