Te escribo esta carta con motivo de mi falso amor por ti. Quiero desnudar la espalda y me das un sol que no calienta, un sol que calienta para estrenar botines, me ofreces vientos para levantarme el vestido, me vendes ilusiones mañaneras con olor a jersey en mano por las noches, me invitas a rechazar bonitas colecciones de gafas, de volar con tus bonitos atardeceres y siento nostalgia. Y aunque suene cursi, hoy me visto de corazones por ti. Dame el calor que te di, empiezan mis vacaciones, quiero algo de ti.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *