Cuantos pelos  tienes en la lista de invierno? Cuantas botas aprovechaste en rebajas? Cual es tu nivel de agotamiento tan sólo al pensar en volver a clase? El mío, como siempre, llega con grandes cambios y eso siempre significa mejorar. Como el mismísimo Septiembre. Suceden muchas cosas en verano, evolución y retorno a la vez y pasa porque  sigues conociéndote mejor y sabes lo que no te conviene -como el chándal con tacones-. Lo notas?Llega el momento, el de ponernos los pelos de punta y el de contradecir al mal tiempo.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *