Tras años con melena, el concurso de peluquería me ha dejado el pelo fatal además de muchas cosas, como que rompió alguna parte. Se recuperó pero recayó y cuando todos dejaron de decírmelo, sentí que era el momento de cortarme la coleta. Una melena que viene con un gran verano de decisiones e ideas nuevas, pero sobre todo, en quien  no confiar jamás.
“Si algo no te gusta, déjalo. Pero no abandones”.
He decidido dejar un ciclo pero estudio dos idiomas, me aburre correr pero  bailo, soy frenética pero pilates mola, me encanta trabajar y por qué no ampliar conocimientos? Me da miedo volar pero me apetece saltar.. Son cambios, soy una adolescente en proceso pero sigo sin tener suficientes vestidos ni suficientes zapatos pero tengo claro  que si antes  cuando tenía la melena sana no me peinaba, ahora al madrugar me sacudo cono los perros. De lado a lado.
Lo que empezaba con unas clases de inglés y trabajar sólo los sábados se ha convertido en un no parar de lo que me activa -y sigo buscando más tareas-.
Gracias a Vanesa por dar el tijeretazo final a una melena a colores, quemada y destrozada por una confianza que deposité, un corte definitivo a la decisión final de grandes e importantes cambios positivos. En su página podéis ver como estaba la melena antes de cortar.
Change your luck, change your look!

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *