Una historia en toda regla. De esas que salen sin querer y luego te das cuenta: mi propósito en el anterior post de colaboración con Marypaz era ponerme unos zapatos como estos pero en color marrón (Los que están en la enorme foto de sus tiendas) pero aún no habían llegado. La siguiente vez, tampoco pero sí estos en negro más clásicos asique, pensando en el zapato, tocó cambio de ropa. La camiseta que véis? Es un vestido ajustadísimo el cual, junto a la chaqueta, sería el outfit pero….lo siguiente que surgió es que Alexia y yo nos emocionamos buscando el lugar para las fotos y entre charlas y cantar en el coche -espero que olvidaseis el video de instagram con Salsa tequila y corazón- de Pontevedra pasamos por Bueu y acabamos con el solecíto en el puerto de Cangas y como por motivos láser, tuve que ir tapada del sol con estos boyfriends. Finalmente rodeada de gente, barcos, cámaras y demás obviamente, lo planeado desde un principio se fue al traste. Mi propósito desde que los vi era presentarlos con vestidos pero NUNCA DEFINAS UN PAR DE ZAPATOS porque unos boyfriends pueden darle otro rollo en el momento menos esperado. Espero que os guste y busquéis los marrones bonitos de mis ojos.
*Sobre lencería, es un mal compulsivo y sobre la gorra, pasad por la sección de hombre es otra maldad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *