Que de comienzo el verano, la fiesta de la felicidad al despertar y el sol eterno del buen rollo, las noches calientes hasta el amanecer y amanecer en la playa rebozada por la arena. Días perfectos para los monos étnicos, las diademas hippies, los colores dulces y dejarnos llevar. Sopla el viento, sube la marea….y despierto a su lado. Cambio de chaqueta, es tarde, y me voy a un bautizo. Es tiempo de gafas, de resacas, de formalidades y de vestirnos en dos minutos. Monos! No pierdas el tiempo, Camiseta y falda? Pantalón y camisa? Mono! Un pie, otro y sube. Es de Dresslink y la tela me ha dado una grata sorpresa. Es ligera, fresquita y me lo pongo también con tenis plata. El domingo de terraceo, por la semana en clases, con prisas de camino al estudio de fotografia… Apuestas por él?

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *