De Pontanilla aprendí que un lugar puede ser silencioso y darte mucho a la vez, que lo que quieres dar no siempre es todo lo que se debe ver y que lo que se ve puede llegar a ser simplemente lo estrictamente necesario. Un parque muy recorrido sin necesidad de mostrarlo, unas hojas verdes y una camisa vintage con una de mis americanas favoritas. Otro momento de la clase de fotografía con Cristina de Pontanilla. Espero que os guste. La próxima y última clase es mi favorita. No os mordáis las uñas 🙂

 

2 thoughts on “Pontanilla Studio II

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *