El negro y rojo se empiezan a convertir en mi arma matinal, mi dulce despertar, mis caricias por la piel a primera hora. No se bien que me pasa, si es el verano, si es el calor, si es el ponerse menos ropa con estos vestidos ligeros o mejores braguitas con vestidos vaporosos. No se si es rojo pasión, tan intenso y con ese significado tan sensual. Quiero 1.000 vestidos más de estos, tropecientas chaquetas cortas y militares y otro tanto de tacones y labiales cañeros. Tengo la mala costumbre de ser tan sincera, demasiado transparente y de dejarme llevar por como empezar a escribir esto y no borrar los detalles que debería callar. Viviendo y malqueriendo a tener mil pos-its y nunca nunca volver a leer lo que pone. Un día me encontraré con mil cosas que debería hacer y nunca debería ser tarde si sientes que es luego cuando puedes hacerlo. Levántate, sube tus mejores bragas, ve bajando tu mejor vestido y desayuna con un poco de amor, que no nos viene mal de vez en cuando ser bienqueridos. Dejémonos de gamberradas.
Lo que te puede hacer sentir un vestido de Bershka…..

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *