He aprendido que bailar no es lo mismo que danzar, que charlar no es lo mismo que contar pero sobre todo que observar no le sigue de cerca a mirar.  De cerca me siguen a mi con mi forma de respirar, que ser libres no somos pero sentir podemos sentirlo. Marear sabemos pero gozar de ese juego quizás se nos da mejor. Y si hace frío, dicen que es psigológico, como los sueños malos llamados pesadillas. Pero eso pasa por no dormir tranquilos…sólo sucede cuando llegas al invierno, te encuetras con una situaciòn parecida a lo estable y sigues disfrutando de la lluvia una y otra vez.

Lo que también es psicológico es comprarnos vestidos pitiminí que no abriguen y tacones dolorosos pero bonitos. Todo lo contrario a este jersey con el que me vestido a diario y estos tacones estrenados este sábado noche tras casi 15 horas de curro. Hablo en serio cuando digo que llegué a casa a las 7a.m. sin dolor de pies.

Y de paso decir que también me sienta bien trabajar en hostelería y volver a la tienda de ropa

Hola desde la calle donde trabajo, he vuelto a organizarme a mi gusto 🙂

Call me later !

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *