Vestidos para el frío en la calle.

Algo empieza. Algo acaba. Así será siempre cuando creces y te acostumbras a tomar decisiones, a convivir con las tomadas, a ser un poco egoísta para no alargar malos caminos o a escoger demasiado bien la ropa cuando no puedes mudarte al Caribe. Porque compré muchos abrigos bonitos y no abrigaban, botas pitiminí y con […]

... ver más ...